El CRM (Customer Relationship Management) es una de las herramientas de Marketing Relacional más utilizadas por las compañías para mejorar la comunicación con los clientes. Estrecha el vínculo con ellos, atendiendo a sus necesidades y características de modo que hace que sean el centro del mensaje, ganando terreno incluso al producto o servicio ofrecido.

El CRM es un software que almacena información acerca de los clientes que permite administrar y automatizar las relaciones con los clientes. Obtiene información sobre las interacciones de los consumidores (actitudes, gustos, cuando y qué compran, etc) y la pone al servicio de los distintos departamentos de la empresa.

¿Qué tener en cuenta antes de desarrollar estrategias CRM?

Para emprender una buena estrategia CRM en tu empresa, debes tener en cuenta lo que necesitas y quieres para hacer crecer tu negocio de forma más eficiente:

  • Definir la proposición de valor de tu empresa
  • Tener seguimiento de los clientes
  • Objetivos de ventas claros
  • Atención respecto a la satisfacción del cliente
  • Contar con una cultura corporativa a largo plazo
  • Mentalidad de servicio al cliente entre los empleados
  • Generar valor añadido

Una vez implementada la herramienta, ayuda a impulsar la estrategia de la empresa complementándose y aportando mejores resultados.

Principales beneficios del CRM

Conocer el mercado: gracias al sistema de integración de datos que tienen una gran base de información sobre la competencia, clientes, productos… facilita la comprensión del mercado en el que se mueven las empresas y permite la creación de estrategias más definidas para competir por los nichos de mercado.

Comprender a los clientes: con toda la información obtenida podemos saber las necesidades de los clientes, qué es lo que compran y cuando, sus gustos… por lo tanto, nos permite llevar a cabo las acciones de Marketing de una forma mucho más satisfactoria puesto que las podemos personalizar y dirigir en base a las necesidades de los clientes objetivos.
Además, permite mejorar la fidelización con los clientes, cubriendo sus expectativas estrechando la relación con ellos lo que hace que repitan sus procesos de compra.

Mejorar la oferta y la venta: la empresa podrá adaptar sus ofertas a las tendencias, necesidades y exigencias de los clientes, gracias a los datos que genera el CRM, el conocimiento que aporta de los clientes y mercados.

Segmentación del mercado: la información adquirida posibilita la creación de listas de público objetivo y segmentar a los clientes potenciales, de forma que se limitará el target según las características y necesidades comunes para poder personalizar las campañas de una forma más automatizada.

En definitiva, el CRM permite que las estrategias, basadas en la información obtenida gracias a su uso, mejoren y aumenten las relaciones con los clientes, haciendo una atención más personalizada y basada en sus necesidades pudiendo adaptarlas y automatizarlas de forma conjunta.

Imágenes | Shutterstock



Deja un comentario